ArchivoSaludArchivo (Salud)
Inicio
¿Quienes somos?
El lado humano
Desde la Fe
Desde la Razón
Mens sana
In corpore sano
Arte
Ante quien ...
Presentaciones
Calcuta 07
Libro de visitas
 


Cerezas contra las agujetas.

Que más da si eres un deportista de alto nivel, un amateur bien entrenado o un aficionadillo a la práctica de algún deporte. Todos sin excepción, aunque lógicamente con más frecuencia los individuos poco entrenados, sufrimos las molestas agujetas. Un familiar dolor muscular, origen de tantas teorías, como de forma de remediarlas.

(Descargar artículo)

Aumenta tu inmunidad natural.

El mundo actúa como una “vacuna natural”, desde pequeños nuestro sistema inmunológico se entrena cada día y se hace más fuerte ante las infecciones, salvo que estas sean muy peligrosas o que el sistema inmunológico esté muy débil por estrés, enfermedades o por falta de alimentos.
Al crecer nuestro sistema se va perfeccionando y somos más resistentes, en teoría porque la vida que llevas puede hacerte más débil: si comes mal, tienes estrés, duermes poco y/o entrenas demasiado. Si te identificas con los síntomas, empieza a trabajar antes de que llegue la estación fría para mimar a tus defensas. (Descargar)


ADELGAZAR: LA CLAVE DEL ÉXITO

Con los pies en la tierra

¡A quién no le gustaría tener la silueta de una modelo, de ésas cuyo secreto de belleza es sólo "beber mucha agua"! No te engañes: si tu constitución es de cadera ancha, probablemente, por mucho que adelgaces, sus huesos te van a impedir entrar en una talla 38. Fíjate un peso "sano" y real al que pueda llegar, compatible con tu estructura corporal. Para ver tus posibilidades, juega con el cálculo del IMC (índice de masa corporal), pero no te plantees en ningún momento, un IMC por debajo de 19.
 (Descargar)


Hielo contra los esguinces

¿A quién no le ha sucedido que, corriendo por un camino o bosque, se ha torcido el tobillo y se ha producido un esguince?

Cuando esta situación fortuita nos sucede, lo mejor es aplicar hielo a intervalos cortos de tiempo, porqué más allá de los 10 minutos, el efecto balsámico de ésta técnica empieza a perder eficacia. El hielo es mucho mejor ponérselo envuelto en un trapo fino, en vez de aplicarlo directamente a la piel, para evitar así quemaduras. (Descargar)